10 factores clave de éxito para montar un negocio online

Seguro que estamos hartos de ver en Internet miles de páginas webs desastrosas que no cuentan con un logo bonito, las imágenes son de mala calidad, no distribuyen el contenido de forma equilibrada, no tiene una armonía de colores, etc.

Si se tratara de un blog o una web que no tiene fines comerciales, daría más igual, impactaría en el usuario y este no volvería a visitar esa web. Pero cuando esta web o blog tiene el objetivo de vender algo, si no cuida todos estos detalles visuales, el problema se convierte en algo aún más grave y puede hacernos perder clientes.

Da igual lo que queramos vender en la página web, sea un producto o servicio. La principal ventaja del ecommerce es la poca inversión que necesitamos si lo comparamos con la creación de una tienda física tradicional (ahorro en alquiler, facturas, incluso en personal).

Así que te explico, a continuación, algunos factores clave para desarrollar una tienda online:

  1. Qué productos vas a vender

Aunque al principio te cueste arrancar con tu idea de negocio, vender por Internet puede ser una actividad que genere buenos beneficios sin salir de casa.

Donde tendrás que centrar todos tus esfuerzos será en tomar la decisión de si quieres vender productos que ya existen o fabricarlos tú mismo. En el primer caso, tendrás que contactar con fabricantes y valorar cuál se adapta mejor a tus necesidades. En el segundo caso, crear tú mismo los productos, puede ser más valioso de lo que imaginabas y por donde puedes conseguir despuntar del resto.

Debido a la gran competencia que existe, ya que son más y más plataformas que aparecen para vender online, una forma de llamar la atención del cliente es en el precio. Ahí estará la diferencia.

Por ejemplo, imaginemos que creamos nuestra tienda online que vende calzados deportivos. Una forma de diferenciarnos de Ebay o Amazon es conseguir negociaciones con proveedores a un buen precio y ofrecer a una audiencia específica nuestros productos a un precio menor que el de la competencia y por el que no se puedan resistir.

  1. Elige el nombre de tu empresa, diseña un logo y elige un dominio

Una vez pensado qué quiero vender, debo pensar en el nombre de la empresa. El nombre debe ser corto, descriptivo, fácil de recordar y de escribir.

El siguiente paso será comprobar si existe una dirección web disponible. Para ello, puedes ir a GoDaddy, hacer clic en Dominios y realizar tu búsqueda.

Si está disponible, ¡hazte con él! No esperes ni un minuto más porque alguien se puede adelantar y comprarlo antes.

No importa si tu negocio solo tiene tienda física, es importante que tengas también una web donde ganar visibilidad y atraer más clientes.

  1. Valora y elige al proveedor de logística que mejor se adecue a tus necesidades

Al igual que estudiamos a los proveedores para colaborar con ellos y ofrecer determinados productos, también debemos analizar los proveedores de logística que mejor servicio ofrezca a tus clientes.

El coste del envío de un producto es una cuestión importante que influye en la decisión de compra del consumidor. Por tanto, deberás negociar con ellos para conseguir el mejor coste, pensando por supuesto en lo que estaría dispuesto a pagar tu cliente.

Además de negociar el coste, deberás negociar también unos márgenes para regalar el envío a partir de una cuantía.

  1. Qué plataforma utilizar

La mejor opción para una tienda online es elegir una gestor de contenidos potente que además de que cumpla las necesidades del cliente, sea fácil de usar y gestionar, permitiendo también una buena optimización SEO para que la gente te encuentre en Google con rapidez.

Entre estos gestores están WordPress, Joomla, Drupal o Prestashop.

Para mí el más sencillo de todos es WordPress porque dispone de funcionalidades estupendas para posicionarte en buscadores, con plugins como All in One Pack SEO.

  1. Ten en cuenta que la web debe ser visible en los dispositivos móviles

Un diseño responsive es clave sobre todo ahora que los consumidores actuales utilizan sus smartphones y tablets para comprar por Internet.

Si no adaptas tu web al tamaño de las pantallas de estos dispositivos, piensa cuántos clientes podrías perder, ya que al entrar en tu web verían todo descolocado e ilegible.

  1. Elige los medios de pago

Cuantas más posibilidades de pago ofrezcamos, más cómodos les haremos sentir a nuestros clientes. Por ello, debemos incluir: Paypal, transferencia bancaria, tarjeta bancaria y contrareembolso. Esta última funciona muy bien sobre todo para aquellas personas que aún no se terminan de fiar al hacer una compra online y prefieren pagar en metálico cuando reciban el pedido.

  1. Utiliza imágenes de calidad

Cuida las imágenes de tus productos, que no se vean borrosas, pixeladas e intenta reflejar el producto como es y no muestres algo que no tenga nada que ver.

Un cliente que visite tu tienda y vea una imagen pobre, lo primero que hará será irse por donde ha venido. En una tienda física, nos guiamos tocando el producto y leyendo sus funcionalidades en el paquete. Sin embargo, en una tienda online por lo que nos guiamos es por la foto y si no nos transmite confianza, no conseguiremos vender nada.

  1. Crea una estrategia de marketing online

Con los pasos anteriores tenemos todos los ingredientes listos para empezar, pero no será hasta que no pongamos nuestro plan de marketing en marcha cuando notemos un crecimiento y aumento en nuestras ventas.

Crear un plan de contenidos para cada uno de los canales donde vamos a comunicarnos con nuestros clientes e identificar previamente a nuestro target es imprescindible para desarrollar nuestra estrategia, ganar posiciones y fidelizar a nuestra audiencia.

Además de las redes sociales, la creación de un blog es otra forma de fidelizar a nuestros clientes, ofreciéndonos la posibilidad de posicionarnos como experto y formarnos una buena reputación e imagen de cara al exterior.

  1. Invierte en campañas de publicidad con AdWords

La publicidad patrocinada de Google se realiza mediante AdWords. Esta plataforma te permitirá con un presupuesto reducido conseguir un tráfico segmentado e interesado en lo que ofreces, haciendo anuncios en la red de búsqueda.

Si tienes una tienda de zapatillas, y has creado una campaña con AdWords, cuando alguien busque en Google “zapatillas” o “zapatillas deportivas baratas”, tus resultados aparecerán los primeros. Y las personas interesadas en esa búsqueda pincharán en tu web para ver lo que ofreces.

La gran ventaja de AdWords es que si pones un anuncio y nadie pincha en él, no tendrás que pagar nada a Google. Solo pagas por el número de veces que la gente pincha y vaya a tu web.

  1. Mide y haz mejoras

Mide cuántos visitantes tienes, cuánta conversión generas, en qué punto tus visitantes abandonan tu web y no finalizan su compra, y deduce por qué pasa esto, qué fallos estás cometiendo: ¿tiene que ver con el contenido o es más una cuestión de diseño?

Una herramienta que puede ayudarte a monitorizar todo estos detalles es Google Analytics, que te ayudará a saber de dónde vienen tus visitantes, cómo actúan durante el proceso de ventas y donde debes invertir tus esfuerzos para conseguir mejoras.