¿Cómo asumir un nuevo reto profesional?

Llega un momento de nuestras vidas en el que sentimos que es hora de buscar nuevas oportunidades que nos permitan crecer a nivel personal y profesional. A pesar de que tengamos un empleo, es conveniente evaluar si este realmente cumple nuestras expectativas. De lo contrario, lo más recomendable es considerar otras opciones que nos ofrezcan mejores condiciones y renunciar al trabajo actual.

Antes de tomar cualquier decisión, es necesario analizar cada detalle profundamente. No se trata únicamente del salario que ofrezcan, sino también de la estabilidad que puedes tener en esa empresa a lo largo del tiempo, entre otras cosas. A continuación se presenta una serie de recomendaciones que se deben tomar en cuenta al momento de realizar un cambio a nivel profesional:

Asegúrate de tomar la decisión correcta:

Para esto debes conocerte bien a ti mismo. Aunque te parezca extraña la pregunta, responde cuántos minutos al día dedicas para conocerte. Incluye el tiempo que inviertes en saber cómo se sientes. Generalmente, la práctica del autoconocimiento es algo a lo que no le dedicamos el suficiente tiempo debido a nuestras ocupaciones diarias.

Si tenemos un empleo, debemos cumplir con el horario, las asignaciones, los proyectos, además de todos los aspectos de nuestra vida personal como ir de compras, pagar las facturas, etc. Por tal razón, existe la posibilidad de que incluso para nosotros mismos seamos unos completos desconocidos.

Si piensas que tu trabajo actual no te ofrece las condiciones que deseas, trata de identificar cuáles son los motivos que te hacen sentir así. Estos pueden ser relacionados al salario, al equipo de trabajo, a la ubicación, etc. Incluso en ocasiones puede tratarse de otros aspectos personales que estén influyendo en tu decisión, tales como una situación familiar difícil o problemas con tu pareja.

Debes analizar con exactitud qué es lo que te ocurre. Para esto debes mantenerte en un estado emocional neutro, ya que de lo contrario tus emociones sesgarán tu percepción de la realidad y estarás tomando una decisión equivocada. No olvides incluir en la evaluación también los aspectos positivos, pero de una manera bastante objetiva.

Si por ejemplo no te sientes a gusto en tu trabajo, pero recibes un gran aumento salarial que te hace sentir feliz temporalmente, recuerda que al agotarse el dinero volverás a estar en el punto de partida y te darás cuenta de que un incremento salarial no era lo que necesitabas.

Recuerda ser lo suficientemente crítico y objetivo al analizar cada aspecto de tu trabajo. Al tomar en cuenta los elementos positivos, busca la manera de resaltarlos y de que estos sigan ocurriendo. Con respecto a los elementos negativos, una vez que estos hayan sido identificados, recuerda analizar cada uno individualmente para tratar de encontrar una solución a los mismos.

 

Cuando tengas claro qué es lo que quieres y necesitas, enfoca tu atención en aquellas empresas que ofrecen puestos de trabajo en los cuales puedes cubrir tus necesidades. Ten en cuenta que no se trata de inscribirte en todas las ofertas de trabajo que consigas, sino de hacerlo en aquellas que puedan representar una opción verdaderamente conveniente para ti según tu vocación profesional.

Conoce los riesgos de cambiar de trabajo:

Si bien es cierto que un nuevo empleo nos ofrece nuevas oportunidades, también es cierto que adaptarnos a los cambios a veces toma un poco de tiempo. Ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

-Recibir un aumento de sueldo no siempre es beneficioso en todos los aspectos. Si tienes mejores ingresos, también puede que tengas que pagar más impuestos.

-Tu reputación en la nueva empresa debes construirla desde cero. Es decir, a pesar de la experiencia y logros que traigas de tu antiguo trabajo, tendrás la oportunidad de demostrar con logros todo de lo cual eres capaz.

-Recuerda que en muchos trabajos se ofrece un periodo de prueba para demostrar tus habilidades. Durante este periodo debes procurar optimizar todas tus funciones y la utilización de los recursos.

-Mantén tus expectativas en un nivel real durante el proceso de selección. Debes tener bien claro qué es lo que esperas y no dejarte llevar a ciegas por lo que ofrezca la empresa con el fin de venderte su proyecto. En caso de que esto suceda, el impacto con la realidad puede ser bastante grande.

-Adaptarse a un nuevo entorno laboral con un nuevo equipo de trabajo y un nuevo jefe puede resultar complicado en algunos casos. Tendrás que empezar a entablar relaciones laborales con cada miembro de la organización.